Close
May 30, 2023
Tobacco

Comunicado: aumenta la presión para que las grandes tabacaleras paguen

Un nuevo análisis pone de relieve el coste del cultivo del tabaco en el Día Mundial Sin Tabaco

 

25 años después de que las grandes tabacaleras se vieran obligadas a pagar cientos de miles de millones de dólares estadounidenses, las demandas judiciales como el caso histórico de Brasil de 2019 avanzan en todo el mundo para hacer que la industria pague por los daños a la salud pública.

De acuerdo con el tema de este Día Mundial Sin Tabaco, “necesitamos comida, no tabaco”, un nuevo análisis de Corporate Accountability examina los costos adicionales de la producción de tabaco. Entre sus hallazgos, el cultivo de tabaco desvía suficiente tierra para alimentar a 40.000 personas en un solo mercado importante para esta industria mortal.

Las grandes tabacaleras imponen costos asombrosos a las personas y al planeta, desde la semilla hasta la adicción. Estos son costos que la industria, no los agricultores, ni los contribuyentes, ni nuestras familias, deberían asumir. Es imperativo que los países responsabilicen financieramente a la industria por sus daños”, dice Jaime Arcila, investigador de la campaña contra el tabaco para Corporate Accountability.

Como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), vastas extensiones de tierra se convierten en cultivos de tabaco cada año, lo que deforesta cientos de miles de hectáreas. Su cultivo es químicamente intensivo, agota la salud del suelo, contamina el agua potable y representa graves amenazas para la salud de los trabajadores agrícolas.

Al revisar las bases de datos del gobierno mexicano, Corporate Accountability encontró que en uno de los mercados importantes de productos de tabaco de América Latina:

  • Un área de más de 10.000 campos de fútbol está dedicada al cultivo de tabaco.
  • Esta zona genera emisiones de CO2 equivalentes a las de 29.000 coches al año.
  • Y se requiere suficiente agua para satisfacer las necesidades de más de 5 millones de personas para producir productos que anualmente causan alrededor del 10 por ciento de las muertes en el país.

Los costos de oportunidad sustanciales de esta escala de producción de tabaco en lugar de cultivos como el maíz, pueden ser evidentes. Pero hay aún más costos que las grandes tabacaleras hasta ahora han podido mantener fuera de su contabilidad, como el costo de los contribuyentes de deshacerse de los productos de desecho de la industria, como los filtros de cigarrillos, o restaurar el hábitat contaminado por la escorrentía agrícola.

“En México, a pesar de sus recientes avances en políticas públicas, la industria tabacalera sigue matando a más de 60.000 personas cada año y utiliza al país como terminal de exportación de muertes y enfermedades en toda América Latina. Las grandes tabacaleras deben pagar por la pobreza, el hambre, las enfermedades y la contaminación que nos ha cargado”, dice Erick Antonio Ochoa, director ejecutivo de Salud Justa.

Expertos como Erick Antonio Ochoa en México se unen a un llamado global para hacer que las grandes tabacaleras paguen por sus daños en el período previo a las principales conversaciones sobre el tratado del tabaco este noviembre en Panamá. En este foro, los países tendrán la oportunidad de avanzar en uno de los artículos más vitales, pero más descuidados, del tratado, el artículo 19. El artículo proporciona un marco para que los países responsabilicen legalmente a la industria tabacalera por sus múltiples daños.

Actualmente, pocos países se acercan a recuperar los costos totales impuestos por la industria tabacalera cada año. Por ejemplo, según la investigación de Corporate Accountability, México solo recupera alrededor de 1/4 de los costos anuales de las grandes tabacaleras para la sociedad. El panorama se vuelve aún más sombrío cuando se consideran los costos históricos totales impuestos durante más de un siglo de producción en masa.

Los altos costos de la industria para el medio ambiente también se están comprendiendo mejor y están atrayendo un mayor escrutinio. Esta semana, en las negociaciones del tratado sobre plásticos en París, los defensores del control del tabaco destacan cómo las colillas de cigarrillos son la basura plástica de un solo uso, tóxica y más generalizada del planeta, lo que cuesta a los gobiernos más de $ 20 mil millones al año.

El statu quo es anti-desarrollo económico en su peor expresión. Privatización de la ganancia y socialización de los costos. Desde México hasta India y Nigeria, hemos terminado con el bienestar de la industria tabacalera y estamos listos para un nuevo régimen que emplea a trabajadores agrícolas en trabajos seguros y bien remunerados que alimentan a las naciones”, dijo Philip Jakpor, director de programas de Corporate Accountability and Public Participation África.


Corporate Accountability is looking for a new Executive Director